Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Deseas colocar por ti mismo una cerradura por primera vez y no te quedan claras las instrucciones del empaque. No te preocupes, una vez que comprendas la lógica de este proceso verás que no es tan difícil como te ha parecido en principio.
A continuación te dejaremos unas directrices que podrás seguir para guiarte en este proceso, notarás que básicamente consiste en una coordinación de pasos a seguir, precisando de ti sólo un poco de paciencia y organización. Así que no te estreses y ponte manos a la obra.
Cómo instalar una nueva cerradura
Teniendo ya la superficie de la puerta limpia, es decir, libre de polvo y restos de astillas del interior de la puerta, saca la cerradura nueva de su empaque y colócalas sobre una superficie donde puedas ver cada una de las piezas que contiene. Cuidada que los tornillos no se rueden, para que los tengas todos accesibles para cuando debas tomarlos para fijar esas piezas en su lugar.
Comienza por el pestillo, que se ubicará en el lateral de la puerta. Es el dispositivo que te permitirá asegurar la puerta cuando esté cerrada, ya que al girar la perilla se recoge o se extiende hasta el marco.
Fíjate bien que al colocar el pestillo éste debe quedar derecho y en posición horizontal, a lo cual te ayudará el ajuste de sus tornillos, que los mantendrán en su justo lugar, sin posibilidad de balanceo o torcedura.
Pasa ahora a posicionar la cerradura, teniendo cuidado de recordar qué parte va en el exterior de la puerta y cuál en su interior, de manera que la llave pueda ser utilizada como se debe.
Otra previsión que debes tener se refiere a colocar las piezas externas o cilindro donde está el pestillo instalado, para alinearlos correctamente y proceder a poner los tornillos que lo sujetarán.
Mientras vas colocando cada parte de la cerradura puedes ir probando cómo funciona, esto te ayudará a discernir si hay que hacer ajustes o vas por buen camino, esto incluye la revisión de las placas decorativas de la cerradura. Ante cualquier duda, chequea las instrucciones del empaque o relee nuestras sugerencias.
Ajusta los tornillos que falten y vuelve a realizar pruebas de funcionamiento. Si abre o cierra correctamente, ¡felicitaciones!, ya has instalado tu primera cerradura.
Como recomendación extra, cada cierto tiempo revisa la cerradura para hacerle mantenimiento, generalmente se hace cada seis meses, de esa manera logrará extender su vida útil.
Básicamente este proceso consiste en eliminar el polvo del área de la cerradura, fijarse si algún insecto se ha colado por el ojo de la cerradura o por el pestillo. Si es una puerta externa, cuida que no haya pequeñas hojas o ramas en esa área producto de alguna ventisca.
Esto puede influir en trabas al momento de abrir o cerrar la cerradura y como ves, puede evitarse este mal rato con la revisión periódica de la misma. También puede hacer un trabajo de lubricación en la cerradura, extensible al pestillo y la perilla, de ser necesario.
Aunque no lo creas, la llave también puede ser engrasada o lubricada, sobre todo si notas que entra con dificultad en el cilindro. Para ello, toma una brocha pequeña o un pincel, con ella le puedes quitar el polvo a las ranuras pequeñas.
Como complemento, pasarle aceite con ayuda de un pincel limpio o polvo de grafito dará resultados excelentes, pues simultáneamente estarás dando mantenimiento al interior del cilindro mediante los encajes de la llave con los propios del interior del cilindro.
¿Ves qué fácil es?, ¡anímate y emprende tus propias reparaciones en casa!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies